miércoles, 13 de junio de 2012

Las chicas Valderas




                                 Las señoras las prefieren a lo Valderas.






Oiga usted, sin exagerar, eh.



Algo hemos aprendido sobre las mujeres de Almería.
Según una encuesta que se ha dio a conocer entre los especialsitas de implantes, aquellas señoras que se deciden por las prótesis mamarias las prefieren grandes y gordas.
Lo dicho, a lo Valderas.
"Tetas gordas".
Al final el político impone moda en la mujer andaluza.
Una frase lo ha hecho famoso en el mundo entero.
Así es la vida.
La chica Valderas.

Vamos, que nuestras mujeres quieren mirarse en el espejo (de frente o de perfil) y verse con “tetas grandes y gordas”.
Y si ellas lo quieren..

¿Haría falta otra encuesta para dar a conocer los gustos de los hombres sobre las "tetas" de nuestra mujeres o compañeras?.
¿O es que ya no contamos en esas cuestiones?
Más bien parece que no.

Desde que doña Bibiana, la gran Bibiana, mandó en ésta país en la cuestión de la igualdad, las mujeres pueden elegir el tamaño de sus pechos sin consultar al compañero-ra, marido-da, amante-ta o amigo-ga de una noche de juerga sandunguera.
Hay maridos que querrían ser preguntados.

¡Machista!

Hora era de que la libertad de la mujer llegase hasta ese punto tan importante y crucial, como es el de elegir el tamaño de sus “tetas”.
Según la encuesta, el paraiso para nuestras chicas empieza por unas "tetas"
a lo Valderas
No debemos olvidar que son sus “tetas”, sus "tetas".

Y si nosotros queremos que sean felices, contentas deben estar ellas con su serrano o playero cuerpo, y si eso pasa por una “tetas” grandes y gordas, a lo Valderas:

Chicas ...¡a por ellas!.

Si a los hombres nos preguntaran, a la hora de un  trasplante del viril miembro, el tamaño del mismo, seguro que seguíamos el camino de nuestras señoras a la hora de la elección: “grande y gorda”.
A ser posible "morcillona".
A lo "Membri".


Eso, eso, a lo monumento y con adoración femenina si es posible.
Así lo queremos los hombres, aunque no lo digamos.
 Justo es reconocer que por ahí nos perdemos todos.
Nos cuesta decirlo, a veces hasta nos avergüenza, pero los hombres andamos siempre con la comparativa, y nos inventamos historias para hacernos sentir un poco mejor.

En esto, seamos claros, ellas tienen más ventajas: un implante y “tetas gordas”.
Nosotros aún andamos esperando un implante que le dé algo más de emoción a nuestras noches de ensueño y calor y a esos ansiados paseos por las playas sin tela donde lucir una “butifarra” que llame la atención del personal.

Te acuerdas Membri de la cala San Pedro.
Qué envidia.

Por los años, me parece que me quedo sin las dos posibilidades.
Que por los menos ellas consigan su gran y hermoso sueño:

Grandes y hermosas tetas”.
Chicas Valderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario