martes, 15 de mayo de 2012

¡¡¡Hambre!!!





                                            Comedores contra el hambre.






No nos gustan, cierto.
Pero se han convertido en la única esperanza para muchos.



Un grupo de ciudadanos de El Ejido, preocupados por la situación económica que viven muchos vecinos y transeúntes, se han planteado la necesidad de montar un comedor para cubrir las “hambres” que asolan el municipio.
Parece mentira que tengamos que hablar de estas historias, pero....es la pura realidad de una sociedad que jugó por encima de sus posibilidades.
Estábamos en la "chapion li", recuerdan.

Tenemos la torre más alta de Andalucía.
Pero el hambre también.

Pues estamos, pero en la del hambre.
¿Se está pasando, de verdad, hambre en nuestro país?
Los datos de Cruz Roja y otras organizaciones no dejan dudas.

Y lo que son las cosas, al comedor de El Ejido le están poniendo problemas.
¿De dónde le están viniendo de los problemas?
Se lo pueden imaginar.

De los políticos.

Cualquier alternativa que ellos no puedan controlar:
No se apoya.
Es más, se le ponen todas las trabas posibles.
No creí que mi amigo Paco Góngora llegara a esta situación.
Paco, Paco.

Están enseñando la “patita” por debajo de la puerta antes de lo que se pensaba.

La responsable del área municipal ha manifestado que no les han comunicado el número y los usuarios que van a ser atendidos en el comedor.
¿Será..?
A los que tengan hambre, señora mía.
Como usted tiene un sueldo seguro y pagado por todos los ejidenses.

También les pregunta la experta concejala pepera en hambres por la cantidad de usurarios que van a ir cada día al comedor.
(Esta señora debe estar en el ayuntamiento porque tiene que haber de to.)
Mujer, es de imaginar que a más hambre, mayor número de usuarios.
Pero a priori parece complicado decir el número de personas que van a visitar el centro.
Y si pregunta usted por lo kilos de arroz, garbanzos o lentejas que van a cocinar al día, le podrán decir que los necesarios para las hambres de los ciudadanos.

Esta señora se merece la presidencia del gobierno de Argentina, como mínimo, oiga, como mínimo.
¡Dios mío, en qué manos estamos los ciudadanos!
También quiere saber sobre las condiciones sanitarias del local.
Menos mal, ha acertado una. 
¿Y las condiciones de los alimentos?.
Aquí vuelve a demostrar su condición.
¡Cómo coño van a saber hoy los alimentos que les llegarán mañana, dentro de una semana o dentro de un mes!.
Están en el mundo porque tiene que haber de todo.


Paco Góngora, alcalde de El Ejido.
Lo peor, y en este caso parece que viene desde la propia alcaldía:
Quieren que en el comedor sólo se le dé comida a los empadronados en El Ejido.
No quieren efecto de llamada a los hambrientos del mundo.
¡Menuda caridad la que demuestra el señor alcalde!
Y lo más grave, cierto matiz racista se le podría achacar a la conclusión por él planteada.
Y no es bueno remover tierras que ya de por sí son bastante movedizas.
Los vecinos de El Ejido y los que le tenemos todavía cierto respeto, nos merecemos un explicación por parte del señor Góngora.
Me gustaría que lo escrito fuera sólo un sueño.
Despiérteme, señor alcalde.

1 comentario:

  1. Hablar de racismo en El Ejido es como mentar la tuta en Nijar. Que sigan por ahí.

    ResponderEliminar