viernes, 4 de mayo de 2012

El drama del paro







                                                 Las caras del paro.




Son las caras, las miradas, los gestos de ese paro que no parecen preocupar a los políticos españoles


Aduardo lleva, llevaba 23 años trabajando en una empresa de alimentación con base en el levante almeriense.
El presidente de la sociedad mercantil ha estado al frente de los empresarios almerienses (Asempal) durante muchos años.
Acaba de anunciar que no se presenta a la reelección.

Miguel Uribe.
 A Eduardo le debe al empresa cuatro meses de sueldo.
Tiene más de cuarenta años, tres hijos y pocas posibilidades en su pueblo de encontrar un hueco en el mercado laboral.
Los 23 años con los Uribe le han rentado diez mil euros de despido, una deuda de cuatro meses que ya veremos si cobra a través del fogasa y el paro.
Se pueden imaginar la cara de Eduardo cuando hace unos días se despedía de sus compañeros.

Treinta y cinco de cada cien almerienses en edad de trabajar están buscando, como Eduardo un puesto de trabajo.
Y pensar que hace unos años los datos del paro en Almería rondaban el seis por cien.
Lo que se considera por los técnicos como paro cero.
Más de ciento treinta mil ciudadanos se levantan cada mañana sin un horizonte donde trabajar.
Miles de personas que se siente casi marginales en medio de nuestra sociedad.
Y para qué hablar de aquellas con más de 45 años y que son conscientes de que no lo van a encontrar en el resto de su aún larga vida laboral.

Las colas del Inem

Si encima los políticos hoy en el poder nos dicen que el paro seguirá subiendo en los próximos años, ya me dirán ustedes las ilusiones y esperanzas que pueden tener esos más de ciento treinta mil almerienses que hacen cola ante las oficinas más famosas de España, las del Inem.


¿De verdad no son capaces, no somos capaces de crear ni un puesto de trabajo?
¿Dónde están los lumbreras, los que se anuncian en las campañas políticas como los grandes salvadores de la sociedad española?
¿Dónde?
Es imposible que Almería haya perdido casi un treinta por ciento de empleo en los últimos años y no hayan, no hayamos sido capaces de cortar esa sangría.
La imaginación al poder, se ha dicho siempre.
Pero...
¿Dónde está la imaginación de los líderes de un pueblo que ha sido capaz de ponerse a la cabeza de la agricultura intensiva?
La más moderna del mundo.
¿Dónde?
¿Para qué les pagamos esos grandes sueldos a unos políticos que lo único que les preocupa son los insultos a los ciudadanos en los medios de comunicación?
Los pobres no tienen tiempo para defender la creación de puestos de trabajo.
Están más por la labor de derribarlos.
O lo parece.

3 comentarios:

  1. Los trabajadores que nos hemos quedado en la empresa de los Uribe llevamos más de cuatro meses sin cobrar un euro, y tnemos familias a las que alimentar. Y las perspectivas no son nada buenas, las estanterias de las tiendas están cada día más vacías y ellos no nos dicen nada.

    ResponderEliminar
  2. ...pues a mi me toco la loteria, tenia ya dos años de paro y el 28 de abril empece a trabajar...

    ResponderEliminar
  3. Algunos tienen gran suerte.
    Me alegro Manuel.
    Que millones de españoles puedan sentir en breve la felicidad que tú tienes ahora.

    ResponderEliminar